Aprendiendo a vivir: la jornada informativa sobre cáncer de mama

Aprendiendo a vivir: la jornada informativa sobre cáncer de mama

¿Sabías que el cáncer de mama supone el 30% de los tumores femeninos? En 2015 se diagnosticarán más de 26.000 casos nuevos de este tumor en España, la mayoría a mujeres en edades comprendidas entre los 35 y los 80 años.

El pasado viernes, 21 de abril, celebramos en el Colegio Inmaculada- Marillac, en Madrid, “Aprendiendo a vivir”, una jornada informativa sobre el cáncer de mama para pacientes y familiares en colaboración con el Hospital La Milagrosa.

“Uno de nuestros objetivos es apoyar al paciente con cáncer a través de la concienciación y sensibilización. Iniciativas como la de hoy, que hemos organizado junto al hospital, nos permiten afianzar nuestro compromiso de mejorar la calidad de vida del paciente durante el proceso de la enfermedad y también del superviviente de cáncer.”
Carmen Yélamos, Directora de IMOncology FUNDACIÓN

El objetivo de la jornada es ayudar a la mujer con cáncer de mama a acceder a una información precisa y clara sobre esta enfermedad y el tratamiento actual.  “Debemos recordar que desde IMOncology FUNDACIÓN realizamos una gran labor psico-educativa través de nuestra Escuela de Pacientes” asegura Carmen Yélamos.

Jornada Cancer de mama

El acto comenzó a las 15:30h con la entrega de la documentación y el acto inaugural. Durante la jornada se abordó el papel de las Unidades de Patología Mamaria y se desvelaron las ventajas de que las pacientes sean atendidas en Unidades de Patalogía Mamaria. Entre las ventajas destacamos:

  • Tratamientos individualizados
  • Actualización de los protocolos de forma continua
  • El psico-oncólogo acompaña a la paciente durante todo el proceso
  • Mayor agilidad en los circuitos y procesos
  • Reducción de las demoras. El tiempo es fundamental en problemas oncológicos
  • Las decisiones diagnósticas y terapeutas son consensuadas en un comité de radiólogos, patólogos, ginecólogos, oncólogos (médicos y radioterápicos) médicos nucleares, cirujanos generales y cirujanos plásticos.
  • Atención integral desde el diagnóstico hasta que el paciente obtiene y alta y continua con sus controles anuales


Las pacientes fueron protagonistas en el evento
. Contamos con el testimonio de tres mujeres: Eva, Guadalupe y Mª Asunción quienes nos contaron en primera persona cómo viven la enfermedad. Las asociaciones de pacientes también estuvieron presentes en la jornada y desvelaron su papel y compromiso en la lucha contra el cáncer de mama. La División de Cáncer de Mama y Ginecológico de GEPAC, AECC y el Grupo GEICAM de investigación en Cáncer de Mama estuvieron presentes en “Aprendiendo a vivir”

El Dr. Gonzalez Larriba, Director del área de Oncología Médica de IMOncology, habló sobre Consejo Genético y el papel de las plataforma genómicas. La Dra. Raquel Reinaldos nos habló del papel de la fisioterapia después del cáncer de mama y Ruth Martín, Psico.oncóloga de IMOncology FUNDACIÓN nos contó la importancia de la terapia psicológica durante la enfermedad.

En este Storify “Aprendiendo a vivir” puedes ver todos los tuits del evento.

¡Nos vemos el próximo año!

Hipofraccionamiento y SBRT en radioterapia: Menos es más

El hipofraccionamiento consiste en administrar, con la máxima precisión y protegiendo los órganos próximos a la lesión, dosis de radioterapia diarias en el tumor en menos sesiones de tratamiento. Esta modalidad de tratamiento más “corto” tiene entre otros beneficios reducir los desplazamientos del paciente a las unidades de tratamiento y un mayor efecto tumoral.

Los avances que se han producido en las últimas décadas están permitiendo aplicar una  radioterapia más precisa gracias a equipos de alta tecnología como el CyberKnife‘ o la Tomoterapia. La precisión, fiabilidad y menor duración de los tratamientos han situado al hipofraccionamiento como una alternativa terapéutica para algunos tipos de tumores como el  de mama y próstata y comienza a administrase en pulmón e hígado, a medida que van avanzando los estudios científicos sobre su aplicación.

La selección adecuada de ponentes es fundamental en el éxito del tratamiento. Es el especialista en Oncología Radioterápica el que decide quien es candidato ideal, en función de factores como la localización del tumor, la edad, la tecnología de la que dispone el centro de tratamiento y las comorbilidades asociadas. Pero lo que sí están claras son sus indudables beneficios. A la ya mencionada escasez de efectos adversos, hay que añadir el menor número de desplazamientos y la posibilidad de facilitar el acceso a tratamientos más “cortos”, precisos y eficaces para el paciente.

En definitiva, podemos considerar que el  hipofraccionamiento es un tipo de tratamiento que se perfila como el presente y futuro de la radioterapia. Como se ha constatado durante el Curso sobre Hipofraccionamiento y SBRT que organiza periódicamente IMOncology FUNDACIÓN, y que ha congregado a los más importantes especialistas en Oncología Radioterápica nacionales e internacionales. La formación ha reunido a los mejores para analizar nuevas estrategias en el tratamiento, así como sus indicaciones, metodología y resultados empleando las tecnologías más avanzadas en oncología.

“Gracias al hipofraccionamiento estamos realizando tratamientos menos invasivos y complejos en cada vez más tipos de tumores. Estamos abriendo una ventana terapéutica que beneficia a un mayor número de pacientes que antes carecían de una alternativa, y además es modelo terapéutico más cómodo y más costo – eficiente en términos económicos y de gestión. Permite a pacientes que residen lejos de los centros de tratamiento el acceso a tratamientos necesarios y avanzados en oncología”, asegura el Dr. Ignacio Azinovic, Director Médico de IMOncology y de este curso formativo.

Bajo la premisa común de “menos es más”, los participantes han abordado distintos aspectos de esta técnica radioterápica con la cual se logra un mejor abordaje terapéutico y una mejor calidad de vida para los pacientes.

Cáncer de cérvix: prevención y supervivencia

El cáncer de cérvix, también denominado cáncer de cuello uterino o cáncer cervical, es el segundo cáncer más frecuente entre las mujeres en España, tras el cáncer de mama. Cada año son diagnosticados en nuestro país 2.500 casos nuevos de este tumor.

Su elevada incidencia hace fundamental la concienciación de la población sobre esta enfermedad y, bajo esta premisa, el pasado domingo, 26 de marzo, celebramos el Día Mundial Contra el Cáncer de Cérvix. ¿Objetivo? Convertir la sensibilización en prevención. La implementación de medidas preventivas, como la realización de una citología anual es un factor directamente relacionado con el hecho de que el cáncer de cérvix tenga una incidencia mucho menor en países desarrollados (que suponen el 15-20% de los casos a nivel mundial).

¿Cuál es el principal factor que favorece el desarrollo de cáncer de cérvix?

El factor de riesgo más importante que se ha relacionado con el desarrollo del cáncer de cuello uterino es la presencia del virus del Papiloma Humano (VPH), relacionándose fundamentalmente con los subtipos 16 y 18.

En la actualidad, la vacuna que protege contra este virus está incluida en el calendario vacunal para niñas a partir de los 9 años (una variable que depende de cada Comunidad Autónoma). El hándicap es que, aunque estas vacunas cubren la mayoría de tipos de VPH causantes de cáncer, no protegen contra todos los subtipos. Acudir anualmente al ginecólogo para realizar una citología vaginal (Papanicolaou) es un factor clave en el diagnóstico e índice de supervivencia de esta enfermedad. Esta medida preventiva permite detectar el cáncer de cuello uterino y los cambios precancerosos, especialmente si la mujer no ha sido vacunada o ya tiene la infección de VPH.

¿Cuál es la tasa de supervivencia en el cáncer de cérvix?

El pronóstico de cáncer de cérvix varía notablemente en función de la extensión del tumor y el estadío en el que se encuentre. Se diferencian cinco fases en el cáncer de cérvix en función de factores como su extensión a estructuras vecinas o si está confinado al cérvix.  Los avances tecnológicos han mejorado notablemente su diagnóstico y tratamiento, y, por ende, el índice de supervivencia a nivel mundial a lo largo de los años.

La mortalidad en España se puede considerar muy baja, cifra que supera la media europea (3,1% de todos los cánceres en 2012) y su tendencia es decreciente.

La concienciación y la prevención para detectar el cáncer de cérvix en los estadios iniciales son siempre la mejor manera de abordar el cáncer de cérvix.

Los niños se adaptan mejor a la enfermedad que los adultos

Enfrentarse a un cáncer en la infancia no es fácil ni para los niños ni para los padres, sin embargo, los pequeños tienen una gran capacidad de sobreponerse a situaciones de adversidad y funcionar con normalidad.

En los primeros momentos de la enfermedad podemos observar diferentes reacciones emocionales, que se van a expresar de acuerdo a su edad y nivel madurativo, que varían desde ansiedad de separación, miedo a los procedimientos médicos y al dolor, incertidumbre y comportamientos regresivos o problemas en el sueño. En adolescentes es frecuente observar vergüenza por los cambios en la imagen corporal, tendencia al aislamiento social o problemas de identidad.

Lejos de lo que puede plantearse, estas reacciones se consideran normales y adaptativas asociadas a los cambios producidos por la enfermedad y los tratamientos, que van disminuyendo a medida que los niños se van familiarizando con la nueva situación.

“Una vez que se han alcanzado unas tasas de supervivencia y curación óptimas en oncología pediátrica, es importante y necesario atender al bienestar del niño y de la familia, en las diferentes áreas de su vida, incluidas la psicológica, social y educativa, tal y como se recogen en los estatus europeos de atención en oncología pediátrica en 2009 por la SIOP Europa (Sociedad Europea de Oncología Pediátrica). Lo que se persigue es prevenir las respuestas  psicopatológicas, favorecer la adaptación, lograr la mayor colaboración por parte de los profesionales sanitarios. Todo ello para favorecer el afrontamiento en el niño y en la familia” puntualiza Dra. Ana Sanz, psico-oncóloga y neuropsicóloga de IMOncology  FUNDACIÓN.

Una edad, una forma de afrontar la enfermedad

La edad y la madurez cognitiva son factores determinantes en la manera de comprender la enfermedad y de reaccionar por parte del niño. Para cada etapa evolutiva podemos establecer:

En general, el niño de 0 a 2 años.

  • Responde al dolor y al malestar físico.
  • No tiene capacidad para comprender la enfermedad.
  • Siente miedo y angustia, en especial con la separación de los padres.

 

De los 2 a 7 años

  • Entiende lo que es estar enfermo.
  • Ligan la enfermedad a algo concreto, a accidentes o a un mal comportamiento o pensamiento.
  • Percibe e interpreta los cambios que se producen en su entorno familiar.

 

De los 7 a 11 años

  • Presenta una mayor compresión de la enfermedad y de la relación entre los procesos internos y externos del organismo.
  • Relaciona los síntomas, tratamientos y consecuencias
  • Muestran Interés por los cambios en su cuerpo y miedo a la mutilación corporal

 

El niño mayor de 11 años

  • Es capaz de entender la complejidad de su diagnóstico y tratamiento

Según explica la Dra. Ana Sanz, psico-oncóloga de IMOncology FUNDACIÓN, “Cada etapa en el niño tiene unas necesidades específicas a la hora de aportar la información sobre la enfermedad, y ajustarnos a ellas les va a ayudar a afrontar la enfermedad.  Cuando son menores de dos años no comprenden lo que les ocurre y lo más importante es la presencia de sus padres; entre los 2 a los 7 años, hay que darles explicaciones sencillas sobre lo que les ocurre y sobre lo que se va a hacer. Otra forma de ayudar a adaptarse es colaborar que su vida no sufra demasiados cambios, adaptando mejor sus horarios de citas y consultas, utilizando el juego como parte de la relación con ellos y como elemento para potenciar el bienestar. Entre los 7 a los 11 años ya podemos dar más detalles sobre cuáles serán los procesos y cambios que experimente su cuerpo, ya que empiezan a ser más conscientes de la enfermedad, de los efectos secundarios de los tratamientos y les dan más importancia a los cambios físicos. Por último, a partir de los 11 años son capaces de entender perfectamente la complejidad de su diagnóstico y tratamiento, por lo que los adolescentes pueden demandar información e incluso proteger a sus progenitores. En todo momento, debemos preservar la intimidad de pacientes y familiares, comprender la complejidad de la situación que están viviendo y ser accesible a aportar información, que será: clara, honesta y concisa y se aportará en los tiempos y espacios adecuados”.

Los padres, también necesitan atención.

El impacto que genera el cáncer de sus hijos en la familia es evidente ya que lo perciben con temor e incertidumbre, además de experimentar sentimientos de vulnerabilidad, tristeza, temor a los efectos secundarios, elevados niveles de ansiedad y tendencia al aislamiento social.  Pero su papel es clave para la adaptación a la enfermedad y el afrontamiento de sus hijos.  De ahí que haya que procurar bienestar emocional también a los padres. Por este motivo, los profesionales sanitarios deben considerar a los padres como parte del tratamiento y ayudarles también en la adaptación a la enfermedad.

Para Ana Sanz, una de las claves para favorecer la adaptación a esta situación difícil está en la comunicación tanto con el niño como con los padres. Los padres son un elemento clave en el proceso de comunicación y de aportar información. Es necesario conocer las emociones que experimentan ya que pueden interferir en el nivel de comprensión y dejar la posibilidad de expresar y resolver dudas, así como aclarar información cuando lo necesiten. Además, debemos animarles a que durante el proceso de enfermedad y tratamiento de sus hijos no se aíslen y busquen apoyo social y familiar, ya que tiene un efecto positivo en su calidad de vida.

Durante el curso Progresos en cáncer infantil: el valor de la radioterapia precisa, que se celebró en Madrid los días 23 y 24 de marzo, se han abordado las repercusiones  psicológicas  derivadas del tratamiento radioterápico.

VI Jornada para pacientes sobre tumores cerebrales

Hoy, 22 de Febrero, se ha celebrado en el en el Hospital Clínico San Carlos, la Jornada gratuita sobre Tumores Cerebrales, organizada por la Asociación de Afectados por Tumores Cerebrales en España (ASATE). Una iniciativa para actualizar los avances científicos sobre esta enfermedad y mejorar la calidad de vida y bienestar de las personas que la padecen.

Los especialistas en Oncología 

El Dr. Raúl Matute, oncólogo radioterápico en la Unidad de Tomoterapia y Radioterapia de la Clínica La Milagrosa de IMOncology, y la Dra. Ana Sanz, neuropsicóloga y psicooncóloga de IMOncology Fundación han asistido en calidad de ponentes.

dr matute y dra ana sanz

Durante la ponencia del Dr. Matute, Tomoterapia aplicada a tumores cerebrales pediátricos, el oncólogo radioterápico recalcó la eficacia y seguridad de la Radioterapia Guiada por Imagen (IGRT) con Tomoterapia en pacientes en edad pediátrica. Una técnica de tratamiento que minimiza los efectos secundarios y disminuye la radiación en los tejidos sanos circundantes.

La RadioterapiPonencia Dr. Matutea Guiada por la Imagen con Tomoterapia se ha convertido en el tratamiento de elección para algunos tipos de tumores infantiles, sobre todo para aquellos localizados en el Sistema Nervioso Central –cerebro y canal medular – que representa el 2º en incidencia en niños en España.

“La difícil localización de los tumores de cerebro y la médula ósea, los volúmenes irregulares y complejos, que en ocasiones presentan, así como la comprobación en cada una de las sesiones de la precisión de este tratamiento le sitúan como una opción terapéutica sencilla, segura, fiable y cómoda para el niño.” concluyó el Dr. Matute.

Durante la Jornada también pudimos disfrutar de la ponencia de la Dra. Ana Sanz Cortés, “Atención psiconcológica especializada a los pacientes con tumores cerebrales”. La Dra. Sanz enfatizó la importancia de la atención psicológica para los pacientes con tumores cerebrales y sus familiares.

“El propio diagnóstico, la cirugía y las distintas fases del tratamiento  provocan en muchas ocasiones un impacto emocional que merma la calidad de vida de estos pacientes y sus familiares. Emociones como el miedo, incertidumbre, indefensión, tristeza y ansiedad, suele ser habituales en los pacientes, e incluso pueden percibir pérdida de control y sensación de carga” afirmó la psiconcóloga.

Ponencia Dra. Sanz

La atención psicológica tiene un objetivo doble en pacientes con tumores cerebrales:

  • Dotar de recursos, tanto a los pacientes como a sus familiares, para afrontar positivamente la enfermedad
  • Tratar síntomas neurocognitivos y emocionales de la enfermedad, como la apatía, los problemas en atención y memoria

La atención psicológica puede ayudar a las personas que padecen esta enfermedad a comprender todo lo que les está sucediendo tras el diagnóstico y durante el tratamiento (hospitalización, efectos secundarios de los tratamientos, aislamiento, recaídas) y a mejorar la comunicación de estos pacientes con su médico y el resto del personal sanitario que les atiende.

Síguenos en nuestras redes sociales para estar al día de toda la actualidad en Oncología, formación, docencia e investigación del cáncer. (Twitter, Facebook, Linkedin e Instagram)

Maquillaje Oncológico ¿Es posible maquillarse durante el tratamiento?

La respuesta es sí. Y prueba de ello es este tutorial que hemos rescatado de YouTube. Con más de medio millón de reproducciones, Nadina Ioana, una conocida youtuber de belleza, ha conseguido captar nuestra atención con un vídeo sobre maquillaje oncológico en el que la modelo es su madre enferma de cáncer.

Durante el tratamiento oncológico, el cuerpo experimenta muchos cambios. Entre ellos, la piel se vuelve mucho más sensible y el pelo suele acabar cayéndose (cabeza, cejas y pestañas). El aspecto físico puede cambiar mucho y afectar al estado de ánimo. Con este vídeo, Nadina Ioana ha querido lanzar un mensaje positivo a todas las mujeres que se encuentran en esta situación, haciendo ver de un modo muy gráfico y con una modelo tan especial para ella, que pueden seguir sintiéndose guapas con algunos trucos de maquillaje sencillos, pero específicos para estas circunstancias.

En unos seis minutos de vídeo, el resultado final es impactante. Con las técnicas que utiliza, la expresión de su madre empieza, poco a poco, a cambiar y a verse un semblante mucho más alegre y radiante. Aunque pueda parecer algo frívolo, no lo es. El aspecto físico o cómo nos sintamos al mirarnos al espejo influye mucho en la autoestima y el estado de ánimo. Sentirse bien con una misma es fundamental a la hora de hacer frente con fuerza y optimismo a los tratamientos oncológicos. Eso sí, sin olvidar que, además de determinadas técnicas es importante elegir los productos adecuados ya que la piel está más sensible a la acción de agentes externos.

Os dejamos el vídeo a continuación.