Cáncer de estómago

Cáncer de estómago

El estómago se divide en:

  • Cardias: Es el esfínter que separa el esófago del estómago. Funciona como una válvula que impide que el contenido gástrico refluya al esófago.
  • Cuerpo gástrico: A su vez se divide en tres porciones: fundus (parte proximal), cuerpo y antro (parte distal).
  • Píloro: Zona de unión del estómago con el intestino delgado.

Cada año se diagnostican en España cerca de 7.800 casos nuevos de cáncer gástrico. Suele afectar con mayor frecuencia a varones y la edad de mayor incidencia es entre los 50 y 60 años.

La mayoría de los tumores gástricos malignos son adenocarcinomas (ya sea de tipo intestinal que parece estar relacionado con factores de riesgo [tabaco, alcohol] o de tipo difuso, de peor pronóstico, más frecuente en personas jóvenes). Otras variantes menos frecuentes incluyen linfomas gástricos, tumores del estroma (GIST) o tumores neuroendocrinos.

Síntomas del cáncer de estómago y diagnóstico

Síntomas del cáncer de colon En general, en las fases más tempranas de la enfermedad el paciente no presenta síntomas, o éstos son mínimos. Cuando los síntomas aparecen, el paciente refiere dolor abdominal, generalmente en la parte alta, y sensación de plenitud tras la ingesta (incluso con escasa cantidad de alimento). Otros síntomas frecuentes son los vómitos, las náuseas, la pérdida de peso no justificada, y un síndrome constitucional (astenia y anorexia). Con frecuencia el tumor puede romper un vaso y producir sangrados más o menos intensos que se traducen en melenas (heces de color negro por la sangre digerida) y anemia por la pérdida constante de sangre.

Amplía la información

Estadios del cáncer de estómago

Con el fin de determinar el tratamiento más adecuado para el cáncer de estómago, es importante conocer la extensión de tumor. Dependiendo de si el tumor está confinado al estómago, invade estructuras vecinas u órganos a distancia, el tumor se clasifica en diferentes estadios:

Estadio 0

El tumor está confinado a la mucosa o epitelio del estómago. No existe infiltración ganglionar ni afectación metastásica. El estadio 0 también se llama carcinoma in situ.

Estadio I

Esta fase se puede dividir en:

  • Estadio IA: El cáncer se puede haber diseminado a la submucosa (capa de tejido cerca de la mucosa) de la pared del estómago, sin afectación de ganglios u órganos a distancia.
  • Estadio IB: Se puede haber diseminado a la submucosa (capa de tejido cerca de la mucosa) de la pared del estómago y se encuentra en 1 o 2 ganglios linfáticos cerca del tumor; o se ha diseminado a la capa muscular de la pared del estómago.
Estadio II

Se subdivide en:

  • Estadio IIA:
    • Diseminación a la subserosa (capa de tejido cerca de la serosa de la pared del estómago; o
    • Diseminación a la capa muscular de la pared del estómago y se encuentra en 1 o 2 ganglios linfáticos cerca del tumor; o
    • Se puede haber diseminado a la submucosa (capa de tejido cerca de la mucosa) de la pared del estómago y se encuentra en 3 a 6 ganglios linfáticos cerca del tumor.
  • Estadio IIB:
    • Diseminación a la serosa (capa más externa) de la pared del estómago; o
    • A la subserosa (capa de tejido cerca de la serosa de la pared del estómago y se encuentra en 1 o 2 ganglios linfáticos cerca del tumor; o
    • A la capa muscular de la pared del estómago y se encuentra en 3 a 6 ganglios linfáticos cerca del tumor; o
    • Se puede haber diseminado a la submucosa (capa de tejido cerca de la mucosa) de la pared del estómago y se encuentra en siete o más ganglios linfáticos cerca del tumor.
Estadio III
El cáncer de estómago en estadio III se divide en estadio IIIA, estadio IIIB y estadio IIIC de acuerdo con el lugar hasta donde se diseminó el cáncer.

  • Estadio IIIA. El cáncer se ha diseminado a:
    • La serosa (capa más externa) de la pared del estómago y se encuentra en 1 o 2 ganglios linfáticos cerca del tumor; o
    • La subserosa (capa de tejido cerca de la serosa) de la pared del estómago y se encuentra en 3 a 6 ganglios linfáticos cerca del tumor; o
    • La capa muscular del estómago y se encuentra en siete o más ganglios linfáticos cerca del tumor.
  • Estadio IIIB. El cáncer se diseminó a:
    • Órganos cercanos como el bazo, el colon transverso, el hígado, el diafragma, el páncreas, un riñón, una glándula suprarrenal o el intestino delgado, y se puede encontrar en 1 o 2 ganglios linfáticos cerca del tumor; o
    • La serosa (capa más externa) de la pared del estómago y se encuentra en 3 a 6 ganglios linfáticos cerca del tumor; o
    • La subserosa (capa de tejido cerca de la serosa) de la pared del estómago y se encuentra en siete o más ganglios linfáticos cerca del tumor.
  • Estadio IIIC. El cáncer se diseminó a:
    • Órganos cercanos como el bazo, el colon transverso, el hígado, el diafragma, el páncreas, un riñón, una glándula suprarrenal o el intestino delgado, y se puede encontrar en tres o más ganglios linfáticos cerca del tumor; o
    • La serosa (capa más externa) de la pared del estómago y se encuentra en siete o más ganglios linfáticos cerca del tumor.
Estadio IV

Independientemente de la afectación de la pared y de los ganglios regionales, se observa metástasis a distancia.

Causas y prevención del cáncer de estómago

prevencion

En la actualidad se conocen una serie de factores que juegan un papel importante en la aparición y desarrollo de este cáncer:

  • Dieta: una dieta pobre en vitamina A y C, alimentos sazonados y ahumados, y una dieta rica en salazones, podrían aumentar la incidencia de este tipo de cáncer.
  • Consumo de tabaco y de alcohol que, además, se potencian para incrementar el riesgo de padecer esta enfermedad.
  • Helicobacter Pylori: Se trata de una bacteria causante de la mayoría de las úlceras gástricas. Produce atrofia gástrica, metaplasia, displasia y aumenta el riesgo de adenocarcinoma de cardias.
  • Virus de Epstein Barr.
  • Cirugía gástrica previa.
  • Anemia perniciosa: Ocasionada por falta de vitamina B12. Estos pacientes poseen un riesgo 20 veces mayor para desarrollar un cáncer gástrico.
  • Síndromes hereditarios: Síndrome de Peutz Jeghers, poliposis adenomatosa familiar gástrica, y cáncer colorrectal hereditario no poliposis.
  • Lesiones premalignas: Pólipos adenomatosos, gastritis crónicas, gastritis hipertrófica (o enfermedad de Menetrier).

Por lo tanto, una dieta rica en verduras y, moderada en alimentos salados o ahumados, evitar el tabaco y un consumo moderado de alcohol, reducen el riesgo de desarrollar cáncer de estómago.

Tratamiento para el cáncer de estómago

El tratamiento del cáncer gástrico es multidisciplinar y depende de la fase en la que se encuentre la enfermedad en el momento del diagnóstico, edad del paciente, y localización del tumor.

En general, el tratamiento está basado en la combinación de alguno de estos tratamientos: cirugía, tratamiento con radiaciones y quimioterapia. Siendo, de entrada, el tratamiento de elección la cirugía (gastrectomía radical).

Aquellos pacientes a los que se les ha podido resecar el tumor, pero con lesión localmente avanzada o con afectación ganglionar, son candidatos a tratamiento complementario tras la cirugía (adyuvante) con quimioterapia y/o radioterapia.

Los pacientes que son inoperables o con tumores irresecables, son tratados con quimioterapia de inducción.

En aquellos casos en los que la enfermedad está diseminada (afecta a otros órganos), la quimioterapia es el tratamiento de elección. La radioterapia, en esta fase de la enfermedad, tiene una finalidad más paliativa que curativa y es fundamental en el control de síntomas como el dolor, la hemorragia o la obstrucción intestinal, mejorando la calidad de vida de los pacientes.

Cirugía

cirugia

El tipo de cirugía depende de la extensión y de la localización del tumor.

  • En los tumores localizados en el tercio superior y cardias, se realiza gastrectomía total (extirpación completa del estómago y los ganglios linfáticos cercanos). En este caso se une el esófago con el intestino delgado, para restablecer la continuidad del tubo digestivo.
  • Los localizados en el tercio medio e inferior, se realiza gastrectomía subtotal (se extirpa la parte del estómago que contiene el cáncer, los ganglios linfáticos cercanos y las partes de otros tejidos y órganos cercanos al tumor). Posteriormente se une el estómago que ha quedado con el intestino delgado.
  • Es especialmente importante el número de ganglios resecados en este tipo de cirugías. Se considera una cirugía adecuada cuando al menos se resecan 15 ganglios. Este número es importante para definir un correcta estadificación así como como un mejor pronóstico en resultados.
Quimioterapia

quimio_p

Los agentes más utilizados en cáncer gástrico son el 5 fluorouracilo y el leucovorin, capecitabina, cisplatino, docetaxel, etc. Actualmente, existen otros agentes quimioterápicos que pueden administrase solos o en combinación y que son activos tanto como tratamiento neoadyuvante (antes de la cirugía) como adyuvante, tras la cirugía, para evitar la recaída en los pacientes que presentan signos de mal pronóstico.

Cuando se utilizan concomitantes con la radioterapia tienen un doble papel, sensibilizan las células a la radiación aumentando la eficacia de esta última, y favorecer el control sistémico.

Una estrategia comúnmente aceptada es la quimioterapia perioperatoria (pre y postoperatoria). La combinación de agentes quimioterápicos (Epirrubicina, Cisplatino y

5-Fluorouracilo) es la comúnmente empleada.

Radioterapia
tratamiento radiaciones La radioterapia asociada a quimioterapia ha tenido un papel clave en el manejo postoperatorio del cáncer gástrico a expensas de una mejoría en el control local de la enfermedad. Son candidatos para esta combinación aquellos pacientes con tumores que afectan a la serosa y/o afectación ganglionar. Es especialmente útil en pacientes con cirugías insuficientes (pocos ganglios resecados) y en pacientes con afectación ganglionar. La evolución tecnológica ha favorecido el desarrollo de técnicas de radioterapia más precisas y con menos efectos secundarios. Las técnicas más utilizadas son:

  • Radioterapia 3D conformada: se realiza mediante una planificación con TAC, y se administra con máquinas llamadas aceleradores lineales.
  • Radioterapia con intensidad modulada de dosis (IMRT): Es una forma de radiación más precisa que la radioterapia 3D, consigue reducir dosis sobre el tejido sano que rodea al tumor el intestino delgado, riñones, médula, hígado, pulmones, corazón y bazo.
  • Radioterapia Guiada por Imagen-IGRT-Tomoterapia: Es el procedimiento más avanzado con alta tecnología que permite administrar un tratamiento de radioterapia helicoidal, altamente adaptado a cada paciente. Con esta técnica se consigue reducir al máximo la dosis de radiación que llega a los órganos sanos vecinos (intestino delgado, pulmones, riñones, médula, hígado, bazo y corazón) que rodean el tumor.
  • La Tomoterapia incluye un sistema de TAC (scanner) que se realiza diariamente para conocer la posición exacta del tumor, de los órganos sanos y del paciente. Con este TAC, se ajusta la posición de tratamiento y se minimiza el riesgo de error de colocación. Con esta modalidad de radioterapia se logra reducir los efectos secundarios (ej. molestias en la digestión) derivados de este tratamiento.

Psico-Oncología

La supervivencia y la calidad de vida del paciente con cáncer de estómago han mejorado en la última década y la tendencia continúa gracias a los avances en las técnicas de diagnóstico y alternativas terapéuticas.

Las estrategias quirúrgicas del cáncer de estómago (gastrectomía subtotal o radical) han avanzado notablemente, aunque pueden condicionar la calidad de vida del paciente. El paciente tendrá que afrontar ciertos cambios en sus hábitos dietéticos y adaptarse a las posibles modificaciones en las pautas de alimentación.

Reacciones emocionales de inseguridad, preocupación y dudas ante el diagnóstico y los efectos de los tratamientos son normales y frecuentes. Compartirlas con el equipo médico y el entorno más cercano puede ayudar al paciente a evitar situaciones de aislamiento y mejorar la comunicación con su entorno.

Pronóstico del cáncer de estómago

El desarrollo científico y tecnológico de los últimos años ha permitido una mejora en el diagnóstico y tratamiento del cáncer gástrico, lo que se traduce en cifras de supervivencia global (sin tener en cuenta el estadio, edad, o histología) en España del 31% a los 5 años tras el diagnóstico, frente a la media europea, que se sitúa en torno al 25% a los 5 años. España con Italia, Alemania y Austria registran las tasas de supervivencia más altas de Europa.

La incidencia de este tumor ha descendido en las últimas décadas debido a la mejora en la conservación de alimentos.