Ante el cáncer, no estás sólo

Ante el cáncer, no estás sólo

Un diagnóstico de cáncer es algo que cambia la vida, provocando un torbellino de emociones, por lo general, desconocidas. Comienza una dura pelea, no exenta de altibajos, pero que se puede afrontar y superar. El primer paso es aceptar y asumir la situación, y después buscar esos puntos que nos hacen fuertes. La ayuda psicológica en estos momentos es clave, tanto para la persona afectada como para la familia o amigos. Es necesario (y se puede) aprender a generar emociones positivas que faciliten el camino.

(más…)

Biopsia líquida o estudio del ADN tumoral circulante en sangre

El concepto de biopsia liquida nos sorprende, parece de ciencia ficción, aunque ya es una realidad y va camino de convertirse en la prueba diagnóstica básica con la que conocer las peculiaridades del ADN del tumor, es decir sus características genéticas. Un avance que abre la puerta a determinar el tratamiento más adecuado, individualizando la estrategia a seguir en cada paciente.

Por ahora, algunos pacientes de cáncer colorrectal metastásico se han beneficiado de esta nueva alternativa diagnóstica. Un tipo de tumor que cada año se diagnostica a 90.000 personas y que representa la segunda causa de mortalidad en hombres en el mundo. En concreto, esta técnica permite detectar los biomarcadores RAS (KRAS Y NAS) en el paciente con cáncer colorrectal metastásico, lo que supone que la mitad de ellos podrán recibir tratamientos para estas mutaciones Asimismo, en cáncer de pulmón es fundamental el estudio de algunos genes tumorales, como EGFR, ALK, ROS-1, etc. porque son dianas terapéuticas precisas, logrando excelente resultados en aquellos pacientes que presentan una mutación de los mismos y son tratados con agentes dirigidos. Lo mismo podemos decir en el caso de los melanomas metastásicos, en relación con la mutación de BRAF. Actualmente disponemos de agentes de una gran utilidad en aquellos enfermos en los que detectamos la presencia de esta alteración mutacional.

¿Qué la convierte en una herramienta de análisis tan especial?

Hasta ahora, sólo a través de la biopsia tradicional -de la que se extrae mediante punción, incisión o cirugía una muestra del tejido cancerígeno del tumor- se puede conocer la biología del tejido tumoral. Sin embargo, la Biopsia Liquida, nos va a permitir dar un paso más y detectar las mutaciones tumorales y analizar el estado del tumor en tiempo real mediante en una simple muestra de sangre. Se trata de analizar la células que se desprenden del tumor y que llegan al torrente sanguíneo para alcanzar cualquier parte del organismo, en lo que conocemos como metástasis.

En definitiva, y gracias al estudio del ADN tumoral circulante o Biopsia Liquida, ya no será necesario realizar pruebas invasivas. Y lo que es aún mejor, podrá repetirse tantas veces como sea necesario permitiendo realizar un seguimiento de la enfermedad.

El conocimiento de la biología y genética del tumor ayudará sobremanera a los oncólogos a tomar decisiones adaptadas a la característica de cada cáncer. Además contribuirá a aumentar la calidad y la esperanza de vida de estos pacientes que tendrán mejor respuesta al tratamiento además de menos efectos secundarios.

En España, pioneros en la aplicación de esta prueba diagnóstica.

Existen varios centros en España donde se pueden realizar estos estudios y técnicas, permitiendo la evolución de los conocimientos biológicos y biotecnologías para lograr este importante avance. Aún quedan pendientes interrogantes por despejar como si todos los tumores son susceptibles de desprender suficiente cantidad de ADN en sangre. Y por otro lado habrá que esperar que sea generalizado su uso en los hospitales grandes y de referencia de la Unión Europea. Por el momento, solo centros punteros y especializados en el diagnóstico y tratamiento del cáncer disponen de esta tecnología para el aislamiento y estudio molecular

Estudio CORRET

Como siempre, cualquier avance científico debe ser refrendado por estudios que demuestren su eficacia. En el caso de la Biopsia Liquida se están llevando a cabo diversas evaluaciones para comparar los beneficios de esta nueva prueba frente a la biopsia convencional. Entre estos, existe alguno como el estudio CORRECT que está intentando validar estos datos en pacientes con cáncer de colon y de pulmón.

gonzalez-larriba-r

Dr. Jose Luis González Larriba, Director del área de Oncología Médica de IMOncology

Ante la adversidad, resiliencia.

¿Por qué algunas personas son capaces de hacer frente a las pruebas más duras de la vida, mientras que otras se sienten superadas por el más pequeño obstáculo?. Está claro que no todos respondemos igual ante las situaciones difíciles como el cáncer. Si nos fijamos en quiénes han pasado por esta enfermedad, y en concreto en los supervivientes de cáncer, debemos preguntarnos por su capacidad de afrontamiento, sobre cuáles han sido sus recursos, sus principales estrategias de superación. En definitiva fijarnos en si han logrado ser resilientes y cómo lo han conseguido.

La resiliencia, una palabra que se ha puesto de moda en los últimos años y que la RAE (Real Academia de la lengua Española) incluyó en el diccionario en 2010. No es un rasgo del carácter, sino una capacidad que desarrollamos con el tiempo y que se puede aprender y potenciar para afrontar las situaciones difíciles que nos pone la vida.

Con motivo del Día internacional del Superviviente de Cáncer, que se celebra este primer domingo de junio, es necesario recordar que de cara a afrontar la enfermedad, el primer un paso es su aceptación. Reconocer que el cambio es parte de la vida y evitar ver las crisis como obstáculos insuperables son los primeros pasos en este camino hacia la superación.

Situación de partida del superviviente de cáncer

A menudo los pacientes que acaban un tratamiento oncológico sienten un alivio desmesurado. Durante meses han vivido una realidad que les ha obligado a cambiar su vida, sus necesidades y prioridades. Pero la adaptación al entorno familiar, social, laboral una vez superada la enfermedad no es fácil. En estos momentos, es bastante frecuente sentirse desprotegido y vulnerable. El contacto con el médico y el resto del personal sanitario ofrece seguridad. Quedan por delante nuevos retos como volver al trabajo o enfrentarse a la pérdida del mismo, vivir con algunas secuelas físicas, regresar a tener una vida social activa, a cambios en las relaciones familiares… Todas estas situaciones dificultan la “normalización” de la vida, ya que es frecuente sentirse en una montaña rusa de emociones constantes

En los últimos años, las instituciones sanitarias son cada vez más conscientes de las necesidades socio-sanitarias de los supervivientes de cáncer. Después de pasar por la enfermedad, éste es un momento en el que demandan ayuda sobre todo de tipo psicológico. No olvidemos que el superviviente de cáncer, como cualquier persona que se enfrenta a una dura experiencia vital, y debe aprender a manejarse ante ella, buscar sus puntos fuertes para adaptarse a esa nueva realidad.

Claves de afrontamiento

Debemos responder a la pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez sobre por qué hay tantas víctimas que después de pasar por situaciones traumáticas luchan y sobreviven y cómo lo consiguen. Afrontar la vida, y las circunstancias de la misma, de forma positiva o negativa influye en la configuración de nuestro futuro y en la percepción de felicidad. Las emociones positivas amortiguan el efecto de las negativas y construyen recursos psicológicos duraderos frente a la enfermedad y situaciones difíciles. Una persona feliz tiene mejores recursos y una mayor capacidad de afrontamiento al cáncer y consigue que su vida, durante y después del tratamiento, resulte más satisfactoria.

Y ¿cómo podemos lograrlo? En el equipo de Psico-Oncología de IMOncology FUNDACIÓN hemos elaborado una serie de pautas útiles para enfrentarnos a la adversidad y que especialmente pueden ayudar a los supervivientes de cáncer:

  1. Busca apoyo en tu entorno y cuida tus relaciones afectivas. Rodéate de tus seres queridos. Haz una lista con las cosas que te unen a ellos y lo que te distancia. Éstos serán los valores que te interesa estimular. Comparte con ellos tu nueva forma de sentir y de vivir. Pero las relaciones hay que cuidarlas dando y recibiendo respeto, cariño, confianza, honestidad…
  2. Trata de mantener un pensamiento positivo. Piensa en lo que ha significado para ti haber tenido esta situación adversa. Trata de identificar qué ha supuesto, tanto a nivel positivo como negativo. Poco a poco, hemos de aceptar el cambio, por duro, doloroso e indeseable que sea e ir hacia delante.
  3. Cuenta lo que te pasa. Todos necesitamos contar lo que nos ocurre, poner en palabras lo que sentimos. No hace falta que le contemos nuestros problemas a todo el mundo. En ocasiones la escritura también nos puede ayudar. Indudablemente los profesionales sanitarios pueden ser un gran recurso de ayuda profesional si los cambios en tus prioridades te preocupan mucho o si tienes problemas.
  4. Aprende sobre tus fortalezas. Una situación difícil nos ofrece la ocasión para aprender un poco más sobre nosotros mismos y descubrir que somos mucho más capaces de manejar situaciones adversas de lo que pensábamos.
  5. Convéncete: puedes controlar tu vida y tus circunstancias. Es obvio que no podemos controlar todo lo que nos puede suceder pero sentir que tenemos un cierto control sobre nuestras vidas, ser optimista y creer que muchas cosas dependen de nosotros aumenta nuestra confianza en nosotros mismos y nuestra autoestima.
  6. Cuídate. Trata de cuidar tu estado físico y mental. Cuida tu alimentación, el sueño y descanso, practica ejercicio físico,… todo aquello que te ayude a sentirte mejor física y psicológicamente.
  7. Vive el presente. Céntrate en el día a día, en el paso de hoy. Si piensas continuamente en lo que puede pasar en el futuro, te pierdes el día a día. Trata de poner todos tus sentidos en el aquí y ahora, sin dejar de lado los sueños y los proyectos.
  8. Actúa. Poco a poco pero cada pequeño paso cuenta. Lo importante es ir avanzando cada uno a nuestro ritmo y estar activo.
  9. Reflexiona sobre cómo es tu vida ahora, si lo que haces te lleva hacia dónde quieres ir. Piensa que la felicidad está relacionada con cómo somos, no con cómo estamos.
  10. Y lo más importante… ¡sigue viviendo! De acuerdo, has sufrido una situación difícil… pero aún te quedan muchas cosas por vivir y por disfrutar. Relaciónate con los que te quieren, mantén tus aficiones, aprende cosas nuevas y utiliza tu tiempo en realizar actividades agradables.

Decálogo Fernando           Dia internacional del superviviente de cáncer 2016 - IMOncology

 

Carmen Yélamos, psico-oncóloga de IMOncology FUNDACIÓN

31 de Mayo, Día Mundial Sin Tabaco 2016

El tabaco sigue siendo la principal causa del cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es la primera causa de muerte por cáncer en el mundo occidental, teniendo una clara y directa relación con el tabaco, independientemente de la forma en que se consuma (cigarros, cigarrillos, pipa, etc.). Asimismo, está muy determinada la importancia del papel del “fumador pasivo”, incrementándose la incidencia de cáncer de pulmón entre las personas que habitualmente conviven con los fumadores.

Existen infinidad de estudios sobre distintos factores que influyen en la génesis, aparición y progresión del cáncer de pulmón. Una gran preocupación de la comunidad científica oncológica es la de poder realizar un diagnóstico precoz entre las poblaciones de alto riesgo (fumadores o exfumadores recientes, antecedentes de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, edad entre 55 y 70 años, etc.) con el fin de identificar estas neoplasias en una fase inicial, susceptibles aún de curación mediante la cirugía.

Pero, independientemente de los estudios radiológicos, TAC de baja dosis, estudios gasométricos, citologías de esputo, etc., no cabe la menor duda de que la forma más eficaz de reducir su aparición es el abandono del consumo de tabaco. Consideramos que son fundamentales las campañas de concienciación y sensibilización social a la población general, a los niños y jóvenes así como a los fumadores, acciones hacia las compañías productoras y distribuidoras, etc., además son muy eficientes las medidas que tienden a la separación de los espacios sin humo que protegen a los no fumadores, la prohibición del consumo de tabaco en lugares públicos y oficiales, además del progresivo aumento de los impuestos en su venta, logrando mentalizar a la población de la importancia de una vida saludable y sin tabaco y facilitar el abandono de esta nociva adicción.

Cuando un fumador deja de serlo, calculamos que tarda aproximadamente 10 años en normalizarse su epitelio bronquial y reducirse de forma significativa la probabilidad de desarrollar este tumor. Evidentemente este descenso es progresivo y desde los meses hasta los años siguientes, el beneficio es lento pero paulatino.

Un claro ejemplo de la relación con el consumo de tabaco es la tendencia en el mundo occidental en la reducción de la incidencia de cáncer de pulmón en el varón, mientras que en la mujer sigue aumentando lentamente aún. Pensamos que, con independencia de otros factores de tipo hormonal, vida familiar, etc., la incorporación histórica más tardía de la mujer al ambiente laboral y social ha hecho que, desde el punto de vista colectivo, también haya adquirido el hábito de fumar más tardíamente y, por tanto, la supresión del consumo también se está llevando después que los varones.

Un aspecto positivo es el tremendo avance observado en los últimos años sobre el conocimiento del cáncer de pulmón y la forma de desarrollarse así como sobre los cambios moleculares y genéticos que llevan a su aparición, sobre los progresos en las técnicas diagnósticas intervencionistas, en el despistaje precoz mediante técnicas de TAC de baja tasa, mejoría en las aproximaciones quirúrgicas, radioterápicas y de tratamiento sistémico, siendo fundamental la consideración del tumor como un todo, lo que ha llevado a lograr mejorar los resultados tomando las decisiones terapéuticas de forma consensuada por todos los expertos especialistas (aproximación multidisciplinar), estudio de cada caso por comités de tumores en los que participan no solo los oncólogos médicos, sino los radioterápicos, cirujanos torácicos, patólogos, neumólogos, radiólogos, etc.

woman doctor with white gown and stethoscope breaking a cigarette tobacco in her hands over white background

Avances y futuro del cáncer de pulmón

En el campo de la enfermedad pulmonar tumoral diseminada, recientes estudios han permitido que conozcamos una serie de determinantes genéticos y moleculares que permiten tratar al paciente de una forma individualizada y personalizada, identificando las características de cada paciente concreto, lo que permite realizar terapias con agentes dirigidos e inmunoterapia que logran una alta tasa de respuestas clínicas de muy larga duración, con posibilidad de rescate, incluso ante la progresión, con segundas o terceras líneas de tratamientos personalizados.

Para concluir, el futuro del cáncer de pulmón debe ser optimista y basarse en el abandono del consumo de tabaco, el diagnóstico precoz y los avances en los conocimientos moleculares que permitirán cambiar radicalmente el peso de esta enfermedad en el devenir de nuestras vidas.

Firmado:

Dr. José Luis González Larriba, director Área Oncología Médica IMOncology

Comprometidos con el paciente de cáncer de mama

Implicar al paciente en su propio cuidado es fundamental para que mejore su calidad de vida y adquieran confianza y seguridad. Este es el principal objetivo del Programa para pacientes con cáncer de mama y familiares que se celebra en el marco del III Simposio Internacional de Cáncer de Mama organizado por el Hospital Universitario Clínico San Carlos e IMOncology FUNDACIÓN; un espacio de información y debate dirigido a las mujeres y hombres con un diagnóstico de cáncer de mama, que trata de facilitar además de una información clara y útil, recomendaciones sobre los cuidados básicos durante el proceso del tratamiento e incluso una vez superada la enfermedad. Para Carmen Yélamos, directora de IMOncology FUNDACIÓN, “nuestro compromiso con el paciente nos lleva a poner en marcha este tipo de foros en los que se trabaja de manera activa en la educación personalizada del paciente y en la mejora de su calidad de vida tratando de involucrarle en su autocuidado, además de hacerle partícipe de los avances producidos a nivel científico en el abordaje del cáncer de mama”.

Cáncer de mama, no siempre es una enfermedad genética

Podemos afirmar que lo es entre un 5-10% de los casos. De hecho, el descubrimiento de las mutaciones genéticas como BRCA1 y BRCA (quienes las portan tienen una clara predisposición a padecer cáncer de mama y ovario) ha permitido una auténtica revolución en el abordaje de estos pacientes con medidas de prevención como el diagnóstico precoz, la quimioprevención o la cirugía preventiva. Para estos pacientes, el papel de las unidades de consejo genético ha sido fundamental en la evaluación de su enfermedad como reconoce el Dr. Pedro Pérez Segura, especialista en Oncología Médica del H.U. Clínico San Carlos de Madrid, presente en este encuentro médico científico en el que se ha dedicado un espacio al cáncer hereditario y al consejo genético en cáncer de mama. Es importante conocer los antecedentes personales y familiares de cáncer de mama y ovario en la familia, especialmente en aquellas menores de 40 años. La identificación de estas familias es clave a la hora de beneficiarse de medidas eficaces en la detección precoz y en la prevención de la enfermedad. En definitiva, podremos avanzar en la prestación de una asistencia personalizada a cada paciente en todo momento.

¿Debo participar en un ensayo clínico?

“La información ante las dudas sobre si participar o no en los ensayos clínicos en cáncer de mama es otra de los aspectos que hemos querido recoger en este foro”– aclara Carmen Yélamos, que añade: “a muchos pacientes la posibilidad de participar en ensayos clínicos les abre tanto unas expectativas como la incertidumbre sobre los resultados y las implicaciones de formar parte del ensayo. Por esta razón hay que hay que solicitar toda la información disponible al equipo y valorar la participación en los mismos”. Es indudable que los ensayos clínicos han proporcionado mejoras muy importantes en el pronóstico y el tratamiento del cáncer. En cáncer de mama hay multitud de ensayos, pero ¿cuándo y cómo participar? Lo más importante es saber que será siempre el médico quien ofrezca esta posibilidad ya que es quien selecciona a los pacientes en función de los criterios que establece el propio ensayo. En cuanto a la participación del paciente, ésta debe ser voluntaria, incluso tener la libertad de dejarlo en el momento que lo requiera.

No están solos en el tratamiento

Cada persona con cáncer de mama vive una realidad única, tanto por las características de su enfermedad como por la situación emocional, social, familiar. De ahí la importancia, cada vez más reclamada por la comunidad médico-científica, de prestar una asistencia integral a cada uno de los pacientes. La atención a un paciente con un diagnóstico de cáncer de mama conlleva un equipo completo de especialistas en oncología, enfermería, psico-oncología, fisioterapia, nutrición, etc. que juntos trabajarán para prestar el mejor cuidado al paciente. “La atención al paciente por cáncer de mama no solo pasa por ofrecer la mejor calidad en la atención sino también por humanizarla. Acompañar al paciente en los momentos decisivos de la enfermedad, en el diagnóstico y durante todo el proceso de tratamiento. Y hacerlo en todos los sentidos, mitigando en la medida de lo posible el control y alivio de los síntomas, facilitando el soporte para los mismos, estimulándoles a tener un papel activo durante la enfermedad y a sentirse parte del proceso”, afirma Carmen Yélamos, directora de IMOncology FUNDACIÓN.

La iniciativa de realizar dos jornadas dedicadas de manera exclusiva a cubrir las necesidades informativas de los pacientes de cáncer de mama, en las que escuchar también sus inquietudes, está enmarcada dentro de la misión de IMOncology FUNDACIÓN de mejorar el conocimiento sobre el cáncer, su prevención y contribuir a la divulgación de esta enfermedad.

¿Y si tenemos predisposición genética al cáncer de colon?

Cada año se detectan 32.200 nuevos casos de cáncer de colon en España. Saber si tenemos una predisposición genética frente al cáncer es una manera de prevenirlo, de adelantarnos a su posible diagnóstico. Este 31 de Marzo, Día Mundial Contra el Cáncer de Colon, se ha convertido en una fecha clave que nos recuerda las medidas que debemos tomar para prevenir esta enfermedad, entre ellas, los factores genéticos, quizás los más desconocidos. “Gracias a los estudios genéticos podemos poner en marcha medidas preventivas en personas que no hayan desarrollado la enfermedad a pesar del aumento de riesgo de padecerla y lograr un diagnóstico precoz con el fin de realizar un abordaje terapéutico lo antes posible en beneficio del paciente en cuanto al pronóstico de supervivencia”, asegura la Dra Concha Alonso, responsable de Unidad de Cáncer Familiar y Consejo Genético en IMOncology Madrid Arturo Soria.

En la actualidad aún no se han identificado las causas genéticas de todos los tipos de cáncer. Sin embargo, hay tumores como los colorrectales de los que ya se han identificado varios genes germinales cuya mutación ocasiona síndromes que influyen en un aumento de riesgo de desarrollar cáncer color rectal. Se estima que -de cada cien pacientes- entre cinco y diez manifestarán cáncer colorrectal debido a factores hereditarios. La recomendación: consultar a un especialista en consejo genético que determinará la idoneidad de realizar un test genético. Un resultado positivo de esta prueba, que consiste en un simple análisis de sangre, determinará la estrategia preventiva o de diagnóstico precoz mediante un seguimiento médico continuado, como puede ser la realización de consultas médicas periódicas con especialistas del aparato digestivo y de pruebas de cribado como la colonoscopia. Una vigilancia que puedes salvarles la vida ya que se puede detectar tumores colorrectales en estadios precoces cuyo índice de curación está entorno al 90 por ciento.

Existen distintos tipos síndromes hereditarios familiares considerados los más habituales en cáncer colorrectal: síndrome de Lynch, poliposis adenomatosa familiar, poliposis serrada, el síndrome de Peutz-Jeghers o la poliposis juvenil. Todos ellos muestran unas características comunes en su aparición que habría que tener en cuenta:

  • Edad temprana de presentación del cáncer colorrectal
  • Varios familiares afectados de cáncer colorrectal
  • Diagnóstico de cáncer colorrectal u otros tumores relacionados (por ejemplo: útero, ovario, estómago, vías urinarias, páncreas y cerebro)

Identificar estas situaciones es un primer paso y si está indicado, la realización de test genéticos se puede confirmar la susceptibilidad aumentada de cáncer con respecto a la población general. La detección de una mutación nos ayuda a identificar qué familiares han heredado la alteración genética y por lo tanto, tienen un riesgo aumentado de desarrollar cáncer. Para la Dra. Alonso, “estos síndromes son poco conocidos y su diagnóstico nos permite identificar a personas en riesgo y establecer medidas de prevención y el mejor manejo de ciertos tumores. Pero además creo que es importante llevar a cabo una labor de divulgación –especialmente en el ámbito médico- con el fin de aumentar la sospecha y el diagnóstico de los síndromes hereditarios de cáncer.”

Cuando el cáncer de colorrectal no es hereditario.

Si en el caso del cáncer de colon hereditario, anticiparse es el primer paso para enfrentarse a la enfermedad, no es menos importante en los casos en los que la enfermedad es esporádica, uno de los tumores más frecuentes en países occidentales y que representa entre un 10 y 15 por ciento de todos los cánceres.

Y, ¿qué medidas de prevención debemos tomar?

  • Alimentar de forma saludable nuestro organismo. El abuso de grasas, carne roja o proteínas y el abandono de la verdura y las legumbres son factores de riesgo de cáncer de colon.
  • Realizar pruebas de cribado oportunas como la colonoscopia y la técnica de hemorragia oculta en heces. Especialmente en el grupo de población de 50 años, las personas con antecedentes familiares o aquellas con enfermedades inflamatorias del tubo digestivo.

Y no olvidemos estar alerta ante síntomas como emisión de sangre por las heces o trastornos en el ritmo intestinal unidos a dolor abdominal. Si el tumor está en una fase avanzada podemos detectar pérdida de peso o trastornos digestivos, e incluso puede haber alguna lesión.

Consulta con nuestros especialistas si tienes algún síntoma.