Cáncer de orofaringe

Orofaringe: Qué es

La orofaringe, bucofaringe, mesofaringe o porción bucal de la faringe o garganta, es una región anatómica que se localiza en la porción más posterior de la boca, desde el paladar blando hasta el hueso hioides e incluye el tercio posterior de la lengua. En su cara anterior, la orofaringe limita con la cavidad bucal por medio de los pilares palatinos anteriores y posteriores y a cada lado con las amígdalas palatinas. La orofaringe es también el lugar por donde transitan los alimentos, líquidos y saliva al ser tragados, desde la boca hacia el esófago. Junto con la boca, la orofaringe emite aire para la vocalización y espiración no nasal; es la vía de paso de los alimentos durante el vómito y participa en la identificación del gusto.

Síntomas del cáncer de orofaringe

Los signos que indican un probable cáncer de orofaringe incluyen el dolor de garganta que no remite, tos incesante, dificultad para tragar, dolor de oído, dificultad para mover la lengua, cambios en la voz y pérdida de peso sin razón aparente, entre otras.

Amplía la información

Estadios del Carcinoma Orofaringeo

Para su clasificación por estadios se recomienda el sistema de la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) basado en estadios:

Estadio 0 (carcinoma in situ)
En el estadio 0, se encuentran células anormales en el revestimiento de la orofaringe. Estas células anormales se pueden volver cancerosas y diseminarse al tejido cercano normal. El estadio 0 también se llama carcinoma in situ.
Estadio I
En el estadio I, el cáncer ya se formó y mide dos centímetros o menos, y se encuentra solo en la orofaringe.
Estadio II
En el estadio II, el cáncer mide más de dos centímetros, pero no más de cuatro centímetros, y se encuentra sólo en la orofaringe.
Estadio III
En el estadio III, el cáncer:

  • Mide cuatro centímetros o menos; el cáncer se diseminó a un ganglio linfático del mismo lado del cuello en el que está el tumor y el ganglio linfático mide tres centímetro o menos; o
  • Mide más de cuatro centímetros o se diseminó a la epiglotis (la aleta que cubre la tráquea mientras se traga). El cáncer se puede haber diseminado a un ganglio linfático del mismo lado del cuello en el que está el tumor y el ganglio linfático mide tres centímetro o menos.
Estadio IV
El estadio IV se divide en los estadios IVA, IVB y IVC:

  • En el estadio IVA, el cáncer:
    • Se diseminó a la laringe, la parte anterior del paladar, la mandíbula inferior, o los músculos que mueven la lengua o se usan para masticar. El cáncer se puede haber diseminado a un ganglio linfático del mismo lado del cuello en el que está el tumor y el ganglio linfático mide tres centímetros o menos; o
    • Se diseminó a un ganglio linfático del mismo lado del cuello en el que está el tumor (el ganglio linfático mide tres centímetro, pero no más de seis centímetros) o a más de un ganglio linfático de cualquier lugar del cuello (los ganglios linfáticos miden seis centímetros o menos), y se presenta una de las siguientes situaciones:
    • Tiene cualquier tamaño y se puede haber diseminado a la epiglotis (la aleta que cubre la tráquea mientras se traga; o
    • Se diseminó a la laringe, la parte anterior del paladar, la mandíbula inferior, o los músculos que mueven la lengua o se usan para masticar.
  • En el estadio IVB, el tumor:
    • Rodea la arteria carótida o se diseminó al músculo que abre la mandíbula, el hueso unido a los músculos que mueven la mandíbula, la nasofaringe o la base del cráneo. El cáncer se puede haber diseminado a uno o más ganglios linfáticos que pueden ser de cualquier tamaño; o
    • Puede tener cualquier tamaño y se diseminó a uno o más ganglios linfáticos que miden más de seis centímetros.
  • En el estadio IVC:
    • El tumor puede ser de cualquier tamaño y se diseminó más allá de la orofaringe a otras partes del cuerpo, como el pulmón, el hueso o el hígado.

Causas y prevención del cáncer de orofaringe

La mayoría de los cánceres de la orofaringe son carcinomas de células escamosas, es decir, las células delgadas, planas, que revisten el interior de la orofaringe. El riesgo de contraer cáncer en la orofaringe está asociado a:

  • Tabaquismo. El consumo de tabaco en cualquier presentación es la principal causa de este trastorno. Particularmente, el hábito de fumar en pipa está vinculado con el cáncer en la parte de los labios que está en contacto con la boquilla. Mascar tabaco o aspirar rapé (preparado en polvo) se asocia con un incremento del 50% en el riesgo de cáncer de mejillas, encías y superficie interna de los labios donde el tabaco tiene mayor contacto.
  • Alcohol.
  • Virus del papiloma humano (VPH). El VPH se transmite con mayor frecuencia de una persona a otra durante la actividad sexual, incluido el sexo oral. Es quizá la causa más frecuente en regiones de América del Norte y Norte de Europa.
  • higiene bucodentalMala higiene bucodental. Las personas cuya higiene bucodental es deficiente pueden tener mayor riesgo de cáncer. La mala salud dental o la irritación constante provocada por prótesis dentales mal adaptadas, especialmente en las personas que consumen alcohol y productos derivados del tabaco, pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer orofaríngeo.
  • Dieta y nutrición deficientes. Una dieta con bajo contenido de frutas y verduras, una deficiencia en la vitamina A y, particularmente en Asia, el hábito de mascar nueces de betel, aumentan el riesgo de cáncer oral y orofaríngeo.
  • Sistema inmunológico debilitado.

Clasificación patológica o tipos de cáncer de orofaringe

La forma más común de cáncer en la orofaringe es el carcinoma de células escamosas, originado en los tejidos que delimitan la boca y los labios. Existen otras variedades mucho menos frecuente, entre las que se encuentran:

  • Teratoma
  • Adenocarcinoma derivado de una de las glándulas salivales
  • Linfoma de las amígdalas o de algún otro tejido linfático
  • Melanoma de células pigmentadas de la mucosa oral

Tratamiento del cáncer de orofaringe

El tratamiento de pacientes con cáncer de orofaringe debe ser planificado por un equipo multidisciplinar de médicos con experiencia en el tratamiento de cáncer de cabeza y cuello. Se utilizan cuatro tipos de tratamiento estándar: Cirugía, Radioterapia, Quimioterapia y Terapia dirigida. Las opciones de tratamiento dependen de lo siguiente:

  • El estadio del cáncer.
  • Mantener la capacidad del paciente para hablar y tragar de la forma más normal posible.
  • La salud general del paciente.
  • Origen viral (HPV)
Cirugía
cirugia La cirugía (extracción del cáncer durante una operación) es un tratamiento común para todos los estadios del cáncer de orofaringe. Dependiendo del estadio y con el objetivo la funcionalidad se suele utilizar la radioterapia que logra una mayor preservación de la parte sana. El médico puede extraer el cáncer y cierta cantidad de tejido sano (márgenes de seguridad) alrededor del cáncer. Aún si el médico extirpa todo el cáncer que observa al momento de la cirugía, se administra quimioterapia o radioterapia a algunos pacientes tras la cirugía para destruir toda célula cancerosa que haya quedado. El tratamiento administrado después de la cirugía para disminuir el riesgo de que el cáncer vuelva a presentarse se llama terapia adyuvante.
Radioterapia
tratamiento radiaciones Es un tratamiento muy utilizado en los estadios precoces, aunque en aquellos casos en los que existe enfermedad ganglionar los resultados añadiendo quimioterapia son mejores. El cáncer de orofaringe es radiosensible, esto quiere decir que responde bien a este tratamiento. Se suele incluir en el campo de irradiación desde la orofaringe hasta las cadenas ganglionares afectas. En la actualidad, la técnica más empleada y recomendada en los tumores de orofaringe es la IMRT (Radioterapia de Intensidad Modulada) que permite adaptar (de forma muy precisa) la radiación a la forma del tumor, por lo que es posible incrementar las dosis en el tumor y preservar los órganos sanos próximos, como la médula y la parótida. Las glándulas salivares como la parótida suelen ser bastante sensibles a la radiación. Dosis moderadas de radioterapia dan lugar a una disminución importante de la salivación y una pérdida de calidad de la misma. La xerostomía (boca seca) suele ser un efecto secundario crónico y produce dificultad tanto para la deglución como para hablar. La IMRT permite preservar las glándulas salivares fuera de la zona de altas dosis, realizando así un tratamiento homogéneo y de altísima calidad, además de evitar la xerostomía. Existe una técnica de alta tecnología, Radioterapia Guiada por Imagen–IGRT-Tomoterapia, que permite administrar un tratamiento de radioterapia helicoidal altamente conformado y adaptado a cada paciente, por lo que consigue reducir al máximo la dosis de radiación que llega a los órganos sanos que rodean el tumor. Otra ventaja de la tomoterapia es que diariamente se realiza un TAC especial que permite conocer la posición exacta del tumor, de los órganos sanos y del paciente, por lo que se minimiza el riesgo de error en la colocación del paciente. Los efectos secundarios derivados de la radioterapia son minimizados con esta técnica.
Quimioterapia
quimio_p La quimioterapia se suele utilizar en cuatro situaciones:

  • Neoadyuvante o de inducción, previa a la realización de la cirugía o administración de radioterapia. Con este procedimiento intentamos reducir lo máximos posible el tumor para facilitar posteriormente el tratamiento local o locorregional y así mejorar la funcionalidad posterior, además de actuar lo antes posible sobre las potenciales células tumorales que se hayan podido diseminar.
  • Concomitante o simultanea con la radioterapia: Tiene como objetivo incrementar el efecto de la propia radiación (efecto radiosensibilizante), además de intentar lograr un sinergismo entre los dos procedimientos terapéuticos. Estos regímenes combinados siempre se asocian a un mayor número de efectos secundarios.
  • Adyuvante: En algunos casos, una vez finalizado el tratamiento de quimio y radioterapia concomitante, puede plantearse el administrar dos o tres ciclos de quimioterapia de consolidación, para así incrementar el efectos sobre las posibles células tumorales que se encuentren más allá del campo quirúrgico o de radiación
  • Enfermedad avanzada o metastásica: La única opción de tratamiento cuando el tumor se ha diseminado y aparecen metástasis es la quimioterapia y los nuevos agentes biológicos (anticuerpos monoclonales)

Los agentes quimioterápicos más utilizados son: cisplatino, fluorouracilo, taxanos, gemcitabina, etc Es muy importante para que el tratamiento sea efectivo mantener un buen estado nutricional para minimizar los efectos secundarios del tratamiento principalmente derivados de dificultad a la hora de comer, siendo necesario habitualmente tratamiento analgésico intensivo.

Agentes biológicos dirigidos
Los avances en el conocimiento de la biología de estos tumores han permitido descubrir diferentes dianas celulares (partes concretas de las células tumorales que van a ser cruciales en el desarrollo y progresión del tumor). Esto ha permitido el desarrollo de fármacos dirigidos contra estas dianas, permitiendo un tratamiento más dirigido, que actúa exclusivamente frente a la célula tumoral, haciendo menos perjuicio sobre las células sanas, con una gran actividad y buena tolerancia. Habitualmente su uso se asocia a un incremento del control de la enfermedad, reduciendo las recaídas locorregionales y aumentando la supervivencia. Se suele utilizar como cualquier otro agente quimioterápcio, en regímenes neoadyuvantes, simultáneo a la radioterapia, adyuvante o en la enfermedad metastásica en combinación con otros agentes citostáticos. El más utilizado de todos estos agentes es el cetuximab y asociado a quimioterapia +/- radioterapia resultan muy eficaces en el tratamiento de este tumor.

Pronóstico del cáncer de orofaringe

El pronóstico depende fundamentalmente de:

  • El estadio del cáncer.
  • El número y tamaño de los ganglios linfáticos con cáncer.
  • Si el paciente tiene infección de la orofaringe por causa del VPH.
  • Si el paciente tiene antecedentes de fumar más de diez paquetes/años.

Los tumores de orofaringe relacionados con la infección por VPH tienen un mejor pronóstico y tienen menos probabilidades de recurrencia que los tumores que no están relacionados con la infección por VPH. El cáncer de orofaringe se puede asociar con otro cáncer en la cabeza o el cuello. Este riesgo aumenta en pacientes que continúan fumando o bebiendo alcohol tras el tratamiento.

Psico-Oncología El tratamiento de los tumores orofaríngeos avanza en la preservación de las funciones básicas del paciente y en la disminución de las secuelas gracias a la introducción de nuevas técnicas que sin duda mejoran la adaptación emocional y física al proceso de enfermedad. Además de las propias reacciones emocionales ante el diagnóstico de cáncer, los síntomas propios de la enfermedad como la pérdida de apetito, la fatiga y el dolor en la zona afectada, se suelen asociar con frecuencia a sentimientos de tristeza, elevados niveles de ansiedad y preocupación. El apoyo psicológico en estos pacientes intenta favorecer el manejo de las reacciones emocionales y la adaptación ante los cambios en la apariencia de la cara, el habla o la deglución que se producen tras los tratamientos. Además, el apoyo social y evitar el aislamiento también pueden ayudar a que la persona de forma progresiva afronte la nueva situación. Los programas psicoeducativos para fomentar hábitos saludables, principalmente de higiene buco-dental y alimentación, así como el control del consumo de tabaco y alcohol favorecen la adhesión a los tratamientos oncológicos y serán uno de los objetivos del apoyo psicológico para estos pacientes y sus familiares.